Bob Corritore: Mantiene Vivo El Blues – Cultura Blues

Michael Limnios

El inigualable Bob Corritore, es uno de los armonicistas de blues más activos y respetados de la escena actual. Su estilo de la vieja escuela para tocar, que aprendió cuando era joven directamente de muchos de los pioneros originales del Chicago Blues, lo lleva adelante con pasión.

Bob también es ampliamente reconocido por sus muchos papeles en la escena del blues, como líder de banda, propietario de un club, productor discográfico, presentador de programas de radio, precursor de una fundación artística y escritor ocasional. Estuvo rodeado de grandes armonicistas como: Big Walter Horton, Little Mack Simmons, Louis Myers, Junior Wells, Big John Wrencher y Carey Bell, y recibió consejos y apoyo de muchos de ellos, para lo relacionado al instrumento. En 1991, Bob abrió el ahora famoso club de conciertos de Blues and Roots, ‘The Rhythm Room’.

Sus dos nuevos álbumes son: «So Far» (julio de 2022/VizzTone), con el maestro Bob Margolin; y “You Shocked Me” (septiembre de 2022/VizzTone), con una muestra de blues estelar de sus increíbles amigos, la flor y nata de la generación actual de artistas de blues, ¡entregando 16 canciones increíbles e interpretaciones electrizantes!

Los vocalistas destacados en este material incluyen a sus colaboradores de toda la vida: Alabama Mike, el ícono del soul/blues/góspel, Johnny Rawls, el bluesman del sur, Bill «Howl-N-Madd» Perry, Sugaray Rayford, Diunna Greenleaf, Jimi «Primetime» Smith, Oscar Wilson, Bob Stroger, Francine Reed y Willie Buck. Corritore ha ganado una fuerte presencia en el mercado del blues actual, al lanzar una sólida producción de música de sus históricos «Vaults» (archivos), así como por sus joyas discográficas actuales.

La entrevista (Fotos por Dave Blake & Jeff Fasano)

¿Qué has aprendido del blues y qué significa para ti?

Bob: El blues significa todo para mí. Crecí amando esta música y haciendo amistad con algunos de los mejores músicos de blues. La mayoría de las lecciones de mi vida las he aprendido en el contexto de esta música. La mayor lección de vida que he aprendido es… seguir tu corazón y creer en ti mismo.

¿Cómo consideras que ha sido tu crecimiento como artista desde que empezaste a hacer música? ¿Qué ha permanecido igual en tu proceso de creación musical?

Bob: Siento que soy un estudiante de toda la vida y aprendo y exploro la música todos los días. Y también toco constantemente con todo mi corazón y mi alma. Cada presentación en vivo, ensayo o grabación parece mostrarme algo diferente sobre mí. Lo que ha cambiado es que con cada año que pasa, siento que estoy un poco mejor en transmitir mi expresión artística. He sido bendecido con grandes oportunidades y siempre trato de estar a la altura de esos preciados momentos.

Actualmente tienes un álbum con Bob Margolin. ¿Cómo surgió esa relación? ¿Tienes alguna historia interesante sobre la realización del nuevo álbum «So Far»?

Bob: ¡Conocí a Bob Margolin por primera vez en 1974, cuando Muddy Waters Band tocó en un concierto en el gimnasio de mi escuela secundaria! Muddy y su banda fueron simplemente increíbles, y los miré con asombro. No sabía que Bob Margolin y yo nos convertiríamos en grandes amigos y, finalmente, haríamos giras, grabaríamos y viajaríamos por el mundo juntos.

Durante muchos años, solía ir a ver esa banda cada vez que podía y salía principalmente con Jerry Portnoy (el hombre de la armónica de Muddy), y realmente no llegué a conocer bien a Bob hasta mucho después. No fue hasta finales de los 80 en Phoenix que empezamos a trabajar juntos. La Phoenix Blues Society montó un espectáculo dedicado a la música de Muddy Waters y Howlin’ Wolf. Bob Margolin fue el invitado destacado fuera de la ciudad y yo estaba tocando en la banda de Chico Chism, quien fue el último baterista de Howlin’ Wolf. ¡Ese espectáculo fue la primera vez que tocamos juntos!

Bob Margolin respondió rápidamente a mi interpretación tradicional del Chicago Blues, y estuve encantado de tocar con este gran músico al que admiro. Cada vez que Bob Margolin venía a la ciudad después de eso, siempre me invitaba a su escenario. En 1996, Margolin y yo hicimos la primera de muchas sesiones de grabación juntos respaldando a Henry Gray. ¡La sesión fue espectacular!

En 2007, Bob Margolin fue un invitado especial de mi proyecto de banda con Big Pete Pearson, para una pequeña gira por Europa que incluyó el Lucerne Blues Frstival en Suiza. Margolin y yo eventualmente comenzamos un proyecto de banda llamado: Bobs of the Blues con Bob Stroger y varios bateristas.

Acabamos de tocar en el Northwoods Blues Festival en Chippewa Falls, Wisconsin, con Kenny Smith en la batería. Nos encanta trabajar con Kenny cuando la programación funciona. Bob Margolin y yo hemos realizado numerosos espectáculos juntos en todo el mundo y hemos realizado muchas grabaciones durante varios años. Entonces, nuestro último proyecto de grabación se tituló apropiadamente ¡So Far! (¡Hasta ahora!) ¡Tengo ganas de decir que hasta ahora todo va bien!



¿Por qué crees que el blues acústico sigue generando fieles seguidores?

Bob: Puesto que So Far es mi primer álbum totalmente acústico, realmente no puedo hablar por experiencia. Bob Margolin y yo esperamos que se puedan hacer algunos shows acústicos en este formato. Debo decir que realmente disfruté explorando el enfoque acústico para tocar.

Como Bob Margolin y yo hemos estado tocando juntos durante años, encajamos de forma natural. Entonces, cuando se acercó a mí con este proyecto, ¡estuve feliz y honrado de firmar! Para un armonicista, tocar acústicamente tiene muchos efectos de mano y dinámicas de micrófono. Es muy diferente a tocar la armónica amplificada.

¿En qué momento cambió más tu vida y tu carrera? ¿Cuál crees que es la clave para una vida en el blues bien vivida?

Bob: La primera vez que escuché a Muddy Waters en la radio me cambió la vida por completo. Encontré completa satisfacción en su música. A partir de ese momento mi vida iba en esa dirección.

En cuanto a tu pregunta sobre cómo llevar una vida de blues bien vivida. Creo que es importante que si estás involucrado en la música de blues, debes darte cuenta de que estás lidiando con un género que no está en la corriente principal. Creo que si ajustas tus expectativas a esa realidad, podrás disfrutar con satisfacción de sus múltiples ofertas. Nadie se está haciendo rico con la música de blues que yo sepa. Pero todos llegamos a vivir vidas muy ricas llenas de música, amistad, crecimiento y viajes.

A lo largo de los años, he desarrollado una base de fans fuerte y dedicada que celebra mis logros y me alienta. Me gustaría pensar que creo música que toca a la gente y les da alegría. A medida que envejezco, extraño a los muchos grandes veteranos que nos han dejado, pero aprecio sus recuerdos y las lecciones aprendidas. Y es alentador cuando los artistas más jóvenes me dicen que los he inspirado. Es muy gratificante cuando puedes hacer música que es importante para ti, y luego se vuelve importante para los demás.

¿Cuál ha sido el obstáculo más difícil de superar como persona y como artista, y que te ha ayudado a convertirte en un mejor músico de blues?

Bob: La industria de la música es una industria muy competitiva y, aunque he recibido muchos ánimos a lo largo de mi camino, ciertamente ha habido muchos obstáculos. Mi primer obstáculo fue conmigo mismo. Tenía que lograr un nivel de habilidad que pensara que era digno de la música sagrada que estaba tocando. El segundo obstáculo fue convencer al mundo que me rodeaba de que hablaba en serio y que tenía un lugar en esta música. El tercer obstáculo fue crear una estrategia para lograr el impulso ascendente de ser un artista de grabación y gira aceptado internacionalmente. Ahora tengo 65 años, y recuerdo el anhelo y la lucha por la que pasé y todo eso me hizo más fuerte, mejor y más seguro.

¿Cuáles han sido los aspectos más destacados de tu vida y carrera hasta ahora?

Bob: Esa es una pregunta realmente difícil. A mi parecer cada fase de mi vida tiene sus propios aspectos destacados. Así que aquí hay un pequeño resumen que está lejos de enumerar a todos y todo.

En 1973, me presenté con John Henry Davis en la legendaria Maxwell Street. En 1974, a los 18 años, pude ingresar a los clubes de blues de Chicago y el maestro de la armónica, Little Mack Simmons, me invitó al escenario para unirme a él. Esta fue la primera vez que toqué en un club de blues de Chicago. No mucho después de eso, pude presentarme con The Aces (la legendaria banda de Little Walter) en un jam session de los lunes de blues que organizaban en el Louise’s Lounge del lado sur de Chicago. En 1980 me contrataron como armonicista en la banda de Willie Buck, que también incluía a Louis Myers, Dave Myers y Big Moose Walker. Eso fue algo de primera categoría y una verdadera mayoría de edad para mí.

Me mudé a Phoenix en 1981 y, a principios de 1982, Louisiana Red vino a Phoenix y se quedó conmigo durante la mayor parte de un año. Tocar con Red fue tan increíblemente pesado. En 1984, comencé mi programa de radio semanal de blues, ¡que aún continúa! En 1986, Chico Chism (el último baterista de Howlin’ Wolf) se mudó a Phoenix y trabajamos juntos durante los últimos 20 años de su vida. En 1991, comencé mi club nocturno de música llamado: Rhythm Room.

¡En 1992 y 1993, pude hacer algunas giras cortas con el legendario Jimmy Rogers! ¡Ese fue un sueño hecho realidad! En 1996, comencé a trabajar con el legendario pianista, Henry Gray. Trabajamos juntos durante casi 25 años antes de que falleciera en 2020. En 2005, actué en Europa por primera vez en el Marco Fiume Blues Passions Festival en Rossano, Italia. Tocar en Europa me abrió un mercado completamente nuevo. ¡He vuelto a actuar en Europa muchas, muchas veces!

A lo largo de los años he tenido la suerte de realizar numerosos tributos a Muddy Waters en varios festivales. Siempre un punto culminante para ser incluido en honrar la fuente de mi inspiración. ¡También me siento bendecido de trabajar en estrecha colaboración con otros grandes artistas como: Dave Riley, John Primer, Jimi Primetime Smith y, por supuesto, Bob Margolin! ¡Y este último álbum con Bob Margolin es mi lanzamiento número 20! ¡Todo esto hasta ahora y aún no he terminado!



¿Cómo ha influido el Blues, su gente y los viajes que has realizado, en tu visión del mundo?

Bob: El blues y la gente del blues me han enseñado mucho sobre la vida. Mis primeras impresiones sobre los músicos de blues fueron que eran personas mayores, «normales», pero que el blues les otorgaba superpoderes. La gente del blues no eran estrellas de rock, pero la música blues era superior al rock en el sentido de que era una plataforma más directa y expresiva para comunicar tu humanidad.

Cuando tuve la edad suficiente para ir a bares de blues, rápidamente reconocí el poder de reunión social de esta música y cómo unía a la gente. Como joven aspirante a armonicista, encontré un gran estímulo y aceptación por parte de los músicos mayores. Esto no era algo que esperaba, pero me llenó de alegría esta bienvenida.

A medida que crecí en mi instrumento, encontré mucha alegría en conectarme con los músicos como miembro de la banda y con el público como animador. Cuando tenía poco más de 20 años, comencé a producir discos y descubrí que producir música llevó mi relación con mis compañeros músicos a un nivel mucho más profundo.

Cuando me mudé de Chicago a Phoenix, me di cuenta de que dondequiera que estuviera, había una comunidad de gente del blues con ideas afines. Avance rápido a mi primera actuación europea en 2005, pude ver cuán mundial es la conexión del blues. Me encontré recibiendo todo tipo de atención en Europa. ¡Esto me trajo más reconocimiento y oportunidad en los Estados Unidos! ¡Siempre estaré en deuda con los maravillosos promotores europeos que apoyaron mi música!

Poder ir a numerosos países alrededor del mundo me ha dado una perspectiva mucho más amplia. Parece que dondequiera que viajo, ¡siempre hay un punto de conexión entre la gente de blues! ¡Y esa conexión para mí es la más maravillosa de las bendiciones!

¿Cómo describes tu sonido, filosofía musical y repertorio? ¿Qué te llegó (emocionalmente) de la armónica?

Bob: Siempre me encantó el sonido de una armónica, pero cuando compré mi primer disco de Muddy Waters y escuché a Little Walter, cambié para siempre. En la escuela secundaria, pasé muchas noches en casa, en mi habitación, tratando de descubrir cómo hacer que la armónica sonara como la del disco. A medida que crecí y conocí y me hice amigo de muchos de los grandes armonicistas de Chicago: Louis Myers, Big Walter Horton, Carey Bell, Junior Wells, Lester Davenport, Good Rockin ‘Charles; me di cuenta de lo que definía el sonido de una armónica de blues de Chicago.

Ese sonido de Chicago es la piedra angular de mi forma de tocar. Cuando me mudé a Phoenix, Arizona tuve que adaptarme al nuevo entorno musical. Todavía podía tocar blues de Chicago, pero me pareció necesario encontrar partes de armónica en música soul, baladas, jazz-blues, country y más sonidos de la costa oeste. Lo que me lleva al punto en el que puedo describir la filosofía.

Hay un sentimiento particular del blues que aprendí en Chicago, que puede adoptarse y modificarse para adaptarse a todos los tipos de música posibles. Siendo un armonicista que no canta, tengo que ser capaz de adaptarme a muchos estilos de tocar para tener éxito. Siempre es genial poder conectarse con el blues puro de Chicago con gente como John Primer, Henry Gray, Bob Margolin, Dave Riley y Jimi Primetime Smith.

¡Y el blues de Chicago tiene un lugar muy especial para que brille la armónica! Pero también debo ser capaz de adaptarme a algo más de la Costa Oeste cuando toco con gente como: Junior Watson, Fred Kaplan, Kid Ramos, los Forty Fours. Y he disfrutado de trabajar ocasionalmente con la leyenda de la música country, Jessi Colter. Con la leyenda de Louisiana, King Karl, que pasó sus años de jubilación en Phoenix, así que aprendí mucho de él sobre cómo tocar al estilo de Louisiana.

Mi filosofía es tratar de tocar de la manera más musical, tonal y emocional posible. Mi determinación de Chicago es mi núcleo, pero trato de encontrar la parte de armónica adecuada para cada ocasión.



¿Cuál es el impacto del blues en las implicaciones socioculturales? ¿Cómo quieres que afecte a las personas?

Bob: Aunque esta música en este momento es aceptada e interpretada de una manera multirracial y multinacional, siempre debemos ser dolorosamente conscientes y respetuosos de los orígenes negros de esta música, ganados con tanto esfuerzo.

¿Qué encuentros han sido las experiencias más importantes para ti? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te dio?

Bob: Siempre me sorprende cómo puedes recordar la primera vez que conociste a alguien y cómo ese momento cambiaría tu vida de manera indeleble sin siquiera saberlo. Recuerdo cuando conocí a grandes artistas como: Robert Lockwood, Louisiana Red, Bob Margolin, Bob Stroger, Tail Dragger, Chico Chism, John Primer, Henry Gray, Willie Buck y el impacto que todos ellos tendrían más adelante en mi vida.

Tengo que creer que Dios tiene un plan para todos nosotros. Entonces, solo para elegir una de estas reuniones, permítanme contarles la historia de Robert Lockwood. Asistía a la escuela en la Universidad de Tulsa, alrededor del ’77, y había un nuevo lugar de música en la ciudad.

Se llamaba Paradise Club y Robert Lockwood tenía una semana de espectáculos allí. Fui a conocer a Robert como un admirador respetuoso e inquisitivo e inmediatamente adoptó un papel de figura paterna conmigo. Me senté con él en todos los descansos mientras estuvo en la ciudad y crearíamos una amistad que duraría por el resto de su vida. En 1979, Robert estaba en Chicago para el funeral de Lee Jackson y ese mismo fin de semana yo estaba produciendo mi primer proyecto de grabación con Little Willie Anderson. Estaba feliz de volver a conectarme con Robert por teléfono.

Se alojaba en la casa de Sunnyland Slim. Robert accedió a participar en la sesión de grabación, ¡lo que lo convirtió en un disco muy especial! Robert y yo nos manteníamos en contacto y cuando me mudé a Phoenix lo invité a hacer un espectáculo. ¡Lo que fue genial de esto es que su hermano Sylvester vivía en Phoenix y pude volver a conectar a esos dos! No se habían visto en años. Y así me convertí en un amigo de toda la familia.

En un momento de la década de 1990, Robert me preguntó cómo terminé con el álbum de Willie Anderson. Le dije que finalmente gané un poco de dinero después de vender los masters a Earwig Records. Robert me regañó diciendo: “¿Hiciste qué? ¿Vendiste los masters? ¡Sabes que se supone que nunca debes hacer eso! A partir de ese momento, cada vez que estaba negociando con un sello discográfico con masters que había producido, si decían: «Tendríamos que ser dueños de los masters», ¡escucho la voz de Robert resonando en mi cabeza! “¿Vendiste los masters? ¡Sabes que se supone que nunca debes hacer eso! Así que haríamos un contrato de arrendamiento o no lo haríamos. ¡Lección aprendida!

¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido de tu experiencia en los caminos de la música?

Bob: Las tres lecciones principales: A) Encuentra tu propia voz en tu instrumento. Aprende siempre la tradición del lenguaje musical pero asegúrate de tener tu propia conversación con ese lenguaje. B) Publicar grabaciones que resistan la prueba del tiempo. Vive con altos estándares y siempre trata de crecer y superar tu trabajo grabado anterior. C) Respeta siempre la historia sagrada de la música que estás interpretando. Es tanto un honor, como una responsabilidad interpretar música de blues. Aprende todo lo que puedas de los grandes de esta música, y lleva adelante las tradiciones y los valores que enseñaron.

¿Hay algún recuerdo de la famosa calle Maxwell o del club, The Rhythm Room, que te gustaría compartir con nosotros?

Bob: ¡Maxwell Street era un lugar deliciosamente loco! Fue realmente un crisol de subculturas de Chicago. ¡Iba allí para escuchar blues! Esto definitivamente era música callejera. Fue tan crudo y hogareño como es humanamente posible. Las bandas instalaban un cable de extensión desde los apartamentos del segundo piso y establecían un sistema de megafonía en un quiosco de música improvisado justo en la calle. Los músicos tocaban por propinas.

¡El olor a salchicha polaca estaba en el aire! Los vendedores estaban por todas partes tratando de vender sus productos. ¡Cada uno tenía su ajetreo! ¡Disfruté especialmente ver actuar a Big Walter Horton y a Big Jon Wrencher! La primera vez que toqué con una banda de blues legítima fue en Maxwell Street, con la banda de John Henry Davis.

¡John me dejó incorporarme a tocar la mayor parte de un set! Pero quizás mi recuerdo favorito de Maxwell Street fue encontrarme con Floyd Jones en la calle. Estaba allí con un armonicista llamado Gino. Esa fue la única vez que vi a Gino, pero era un muy buen músico. Entonces, todos pasamos el rato apoyados en un automóvil estacionado y Floyd estaba a un lado mío cantando, Standing Around Crying; y Gino al otro lado tocando la armónica. Ambos estaban tocando justo para mí y fue un momento como estar en el paraíso del blues.

Sobre The Rhythm Room, es una pregunta más difícil de responder porque desde 1991, ese club ha sido una parte importante de mi vida. ¡Podría seguir durante semanas con las historias del lugar! Pero aquí hay una historia que me viene a la mente primero.

Cuando me mudé por primera vez a Phoenix en 1981, a los pocos meses se me unió Louisiana Red, con quien había tocado y entablado amistad en el Delta Fish Market en Chicago. Entonces, con Red en la ciudad, comencé a tratar de concertar algunos conciertos. El primer concierto que conseguí para nosotros fue en un lugar llamado, Purple Turtle.

Años más tarde este club se convertiría en The Rhythm Room. ¡Louisiana Red haría una gira europea y conocería a su esposa Dora en Alemania! Red no regresó a los Estados Unidos durante muchos años, pero eventualmente regresaría y haría giras de un mes cada año. Red siempre pasaba una semana de ese mes conmigo en Phoenix. ¡En el primer viaje de Red a Arizona, era como un hermano mayor orgulloso de que yo había comprado Rhythm Room, y ahora era el dueño de este establecimiento! Ese fue un momento muy gratificante para mí.

¿Qué es lo que más extrañas del blues del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro del blues?

Bob: Hay algo acerca de los grandes músicos que tenían un valor particular que parece ser más raro en estos días. Nunca habrá otro Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Jimmy Rogers, Eddie Taylor, Pinetop Perkins o Henry Gray. Realmente echo de menos poder tocar con algunos de los veteranos mayores que estaban presentes cuando se definió esta música por primera vez.

Me siento muy bendecido de haber actuado, grabado y hecho amistad con muchos de mis ídolos. Me siento muy bendecido de poder tocar actualmente con dos alumnos de Muddy Waters Band, John Primer y Bob Margolin. Me ayudan a conectarme con mis raíces de Chicago. Hay muchos músicos increíbles en este momento por ahí. Pero simplemente no pueden reemplazar a los originales.

Si pudieras cambiar una cosa en el mundo musical y se hiciera realidad, ¿qué sería?

Bob: ¡Que Muddy Waters todavía estuviera vivo y actuando!

Hagamos un viaje con una máquina del tiempo, ¿dónde y por qué te gustaría ir durante un día completo?

Bob: Me encantaría visitar Chicago a principios de la década de 1950, y ver Chicago Blues en su apogeo formativo. ¡Me encantaría conocer a Little Walter y escucharlo tocar en vivo, con un joven Muddy Waters y Jimmy Rogers!